Improvisación

La improvisación es un recurso esencial para cualquier músico, por lo tanto, debemos trabajarla y estudiarla de forma exhaustiva. En este apartado encontrarás distintos ejercicios y puntos de vista que te ayudarán a desarrollar y mejorar tu improvisación.

Analogía con una exposición oral

Un enfoque bastante acertado es ver la improvisación con la misma estructura que una exposición oral. Cada frase debe estar dentro de un contexto donde existe una introducción, desarrollo y conclusión. Esta idea de estructura para la improvisación la podemos entender dentro de una microestructura (frase, lick, riff, fragmento, etc.) o dentro de una macroestuctura (todo el espacio de compases que tenemos para improvisar o hacer nuestro “solo”).

Analogía con los idiomas y el lenguaje

En un músico, la forma en la que improvise será el resultado de toda la música que ha escuchado, estudiado e interiorizado en toda su vida. Así como con los idiomas, si lo utilizamos durante un largo periodo de tiempo acabamos adquiriendo el acento, la forma melódica en la que se realizan las frases, las acentuaciones y pausas… con la música pasa algo parecido ya que la música también es un lenguaje.

Si un guitarrista ha tocado flamenco toda su vida y empieza a estudiar jazz, en sus improvisaciones podrás percibir y distinguir todos los de matices de su estilo. Al aprender e interiorizar un lenguaje, lo exteriorizamos y utilizamos de forma inconsciente, sin pensar. Gran parte de la improvisación se basa en eso. Para componer y crear un fragmento musical de forma instantánea, debemos tener bien interiorizado el estilo. Como en todas las disciplinas, puedes ser más experimentado o menos, pero en resumidas cuentas, todos somos capaces de improvisar, independientemente del nivel en el que estés. A partir de aquí ya depende de cada persona si desea mejorar y desarrollar una mejor improvisación.

Dicho lo anterior, para trabajar la improvisación podemos enfocarla desde dos puntos de vista:

-Improvisación intuitiva.

Es la improvisación por habilidad adquirida. Es el resultado del estilo de música que trabajas, la música que escuchas, las ideas que copias de otros músicos, el lenguaje que ya tienes interiorizado. Para trabajarla simplemente elige un estilo de música y estudia las canciones (puedes elegir fragmetos, riffs, licks, solos, etc.). Después intenta aplicar y desarrollar alguna de las ideas que has aprendido sobre algún backing track o alguna base.

En este apartado, te propongo un reto que me propuso un gran amigo. Intenta estudiar un solo a la semana durante un año. Al terminar el año habrás adquirido un lenguaje y una gran intuición para improvisar sobre el estilo que hayas trabajado. Ya te adelanto que pocas personas en el mundo son capaces de cumplir este objetivo.

-Improvisación racional.

Desde este punto de vista, desarrollamos la improvisación de una forma más consciente. Aquí encontramos los conceptos más técnicos de la improvisación y existen miles de ejercicios para trabajarla.

Desarrolla motivos rítmicos, motivos melódicos, utiliza conceptos de la T.A.E. o simplemente puedes probar de utilizar unas escalas concretas o pasar por las notas de los acordes sobre los que estés improvisando. En éste apartado, te iré proponiendo ejercicios de este estilo, para que puedas desarrollar una improvisación efectiva y eficiente.

Ejercicios de improvisación.

Arpegios

El siguiente ejercicio, conocido como patrón digital o permutaciones de arpegios, consiste en pasar por las notas de los acordes de la progresión en la que estés trabajando, arpegiando de esta forma cada uno de ellos.

    • Tríadas

Por ejemplo, sobre una progresión construida con acordes de tríada, deberías pasar por las notas de cada acorde: tónica (1), tercera (3) y quinta (5).

En la siguiente imagen se muestra un ejemplo del ejercicio. Se está utilizando el patrón de arpegio 1 3 5 para practicar sobre una progresión de acordes [ I  VI  II  V ]. Este se muestra de forma ascendente, pero podrías experimentar de forma descendente o combinar ambas direcciones.

Arpegios guitarra
Arpegios tríada

Este mismo ejercicio lo podrías variar utilizando el mismo concepto de permutaciones que usamos en los mecanismos. En vez de trabajar con 1 3 5, podrías usar 1 5 3, 5 3 1 y así sucesivamente.

Trabajando con los arpegios de tríada tenemos las siguientes permutaciones. Recuerda que cada una de ellas es un un ejercicio individual.

Permutaciones arpegios
Permutaciones de arpegio de tríada.
    • Cuatríadas

Si queremos trabajar las permutaciones de arpegios sobre acordes de cuatríada deberíamos utilizar una tabla más extensa, tal y como se muestra a continuación.

Permutaciones arpegios
Permutaciones de arpegios de cuatríada

En la siguiente imagen se muestra un ejemplo basado en una progresión de acordes en forma de cuatríada, usando los grados [ Imaj7 | VI-7 | II-7 | V7 ] y utilizando el patrón de arpegios 1 3 5 7 en forma ascendente.

ejercicio improvisación guitarra
Patrón de arpegios 1234

Si comprendes el ejercicio anterior, ya puedes enfocarlo desde todas sus permutaciones o patrones digitales (ver tabla), añadir tensiones (3 5 7 9, 5 7 9 11, etc.) …o pensar con superposiciones.

    • Superposiciones

Trabajar con superposiciones consiste en añadir arpegios de los distintos grados de una misma tonalidad sobre un mismo acorde.

A continuación, se muestra un ejemplo de superposiciones basado en la siguiente progresión de acordes:

| Imaj7 | V7 | VI-7 | IVmaj7 |

Sobre el primer grado utilizamos el I y el III, sobre el V utilizaremos el V y el VII, sobre el VI utilizaremos el VI y el III y sobre el IV utilizaremos el IV y el V.

ejercicio improvisación guitarra
Ejercicio de improvisación con superposiciones

Lo ideal es que trabajes estos ejercicios sobre una progresión de acordes de una canción completa. Por ejemplo, utiliza un standard de jazz. Deberías usar una permutación distinta en cada rueda (progresión o estructura de acordes de una canción completa). Después prueba trabajar estas combinaciones en dirección ascendente, descendente o intercalando ambos sentidos.

Escalas.

El uso de las escalas para improvisar suele ser el ejercicio más básico por el que empezamos a trabajar la improvisación. Normalmente las escalas más usadas para empezar a trabajar la improvisación son la escala mayor y la escala pentatónica o blues. Si una progresión de acordes está en un tono, solamente tienes que usar la escala de ese mismo tono, independientemente de los acordes que haya..

Prueba de experimentar primero como te suena, que sensación te da al tocar las notas de esa escala de forma ascendente y descendente. Más adelante intenta crear melodías con algún sentido musical, es decir, debemos intentar que no suene a “tocar una escala” sino a “tocar una melodía”. Cuando improvisamos estamos creando una melodía en el momento presente y de forma espontanea, sin previa preparación. Pero ha de sonar de forma natural, como si ya lo tuvieras preparado, con un sentido y una semántica musical.

Como ejercicio escoge una progresión de acordes o simplemente ve a youtube y busca la palabra “Backing track” + el nombre de la “escala” y el “tono” que quieras trabajar. Por ejemplo “backing track pentatónica menor G”, y prueba de usar la escala que quieras trabajar, con el sentido que anteriormente he explicado.

Motivos.

Desarrollar motivos musicales es un ejercicio que te ayudará a mejorar la improvisación, trabajándola en cuanto a la ampliación de ideas, encadenándolas y conectándolas de forma ilimitada, generando infinidad de nuevas ideas a partir de la anterior.

Podemos dividir este ejercicio en tres partes: motivos rítmicos, melódicos y rítmico-melódicos.

Motivos rítmicos:

Los motivos rítmicos (o patrones rítmicos) consisten desarrollar nuevas ideas a partir de una secuencia rítmica. Reutilizamos la idea rítmica cambiando las notas.

Motivos melódicos:

Los motivos melódicos (o patrones melódicos) consisten desarrollar nuevas ideas a partir de una secuencia melódica. Usamos una idea melódica renovando y variando las figuras rítmicas.

Motivos rítmico-melódicos:

Los motivos rítmico-melódicos consisten desarrollar ideas a partir de secuencias en las que combinamos células rítmicas y melódicas. La misma secuencia rítmico-melódica la reutilizaremos cambiando y renovando la altura de las notas.

Estos ejercicios de los motivos debes trabajarlos dentro de un mismo tono. Cuando los tengas bien trabajados puedes probar de usarlos saliendo del tono. Por ejemplo subir o bajar la misma frase medio tono o tono y medio.

T.A.E.

Utilizando los ejercicios de técnica aplicada a las escalas obtenemos cientos de ideas para desarrollar la improvisación: grupos de notas, grupos de cuerdas, ligados, tapping, intervalos, arpegios, etc..

Usa éstos conceptos técnicos para desarrollar tu improvisación pero siempre con algún sentido musical. Por ejemplo, si intentas trabajar la improvisación usando unas ideas basadas en los grupos de notas debes usarlas en un contexto en el que, por ejemplo, exista una estructura tipo “introducción, desarrollo y conclusión” en cada frase o fragmento musical que intentes crear .

Si solo usamos conceptos de forma racional y nos limitamos al simple uso de las “notas” es como si en el momento de comunicarnos con palabras no hubiera ningún sentido semántico en nuestra forma de hablar. Aunque puedas articular las palabras, puede que no tenga ningún sentido la frase que has construido usando esas mismas palabras. En esta analogía con la lengua natural podemos comprender la importancia y el impacto que tiene la comunicación en la música. La música es un lenguaje y el oyente debe percibir -de alguna manera- lo que quieres transmitir.

Cromatismos.

Aprovechar los cromatismos para usarlos en la improvisación es una forma genial de desarrollarla.  Podemos usarlos en forma ascendente, descendente o combinándolos.

En la siguiente imagen se muestra ejemplos de cromatismos básicos en la guitarra. Combinaciones de medio tono hasta tono y medio. Prueba de usarlos individualmente al principio de tus frases en la improvisación.

Para el ejemplo de la imagen debes imaginar que la nota LA de la 1ª cuerda es la notas donde quieres llegar. En esa nota podría empezar una melodía y a esa melodía podríamos anticiparnos de forma cromática.

cromatismos guitarra
Ejercicios de improvisación con cromatismos